Carta desde mi celda

Querido yo:

Puede que todo esto te supere, esta falta de ti misma te altere, pero debes saber que tienes que dar lo mejor de ti: tú misma. Sé que es duro, que todo ha cambiado que de patito feo fuiste cisne y ahora pato sin más, pero debes saber que en tu corazón de cisne, en tu alma de ángel nada pasa desapercibido. Puede que la gente aquí sea desagradable, que el ambiente sea irrespirable, pero no ya debes seguir adelante por seguir sino que de tus lágrimas saldrá un río que te impulsará a la mar, y en ese mar de la tranquilidad, es en el que debes respirar.

A la mierda todo el egoísmo del mundo, la guerra, el odio, yo no quiero ser perfecta, pero sí aspirar a la perfección.

Espero que el ánimo que te mando derribe tantos obstáculos que te impiden creer en ti. Cree en ti, sé tú misma y sobre todo no te rindas, sonríe con la mejor de tus sonrisas aunque alrededor todo haga más bien llorar.

Y canta la nana a la cebolla, y da gracias porque no te falta nada, ni siquiera libertad.

En esta celda que es mi yo, voy entreviendo la incorrección de todo, pero eso, no debes desistir, pues entre el amor que sientes y eres hay un mundo por descubrir que sea como sea es en el que debes vivir.

Elige no ya la fortaleza, derrúmbate, llora lágrimas de sangre, pero rehazte pues en cada reacción hay una levantá que hará que no vuelvas a caer o cayendo, el duro suelo te devuelva a quien en verdad eres: una mujer llena de amor y valentía.

Que nada pare tus ganas de no ya mejorar sino de ser tú misma, y no olvides nunca que eres única.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s