Siento serme

A veces, en las noches en las que no concilio el sueño que son pocas afortunadamente, en las que un duermevela se apodera de mi humana condición de soñadora sin sueño , te escucho. Y es como escuchar las mismísimas olas del mar, su ir y venir, más que acercarse una caracola marina al oído y escuchar las sirenas marinas, una sirena ambulatoria o quizá policial se cruza entre mis no sueños, pero te escucho.

Qué belleza tus palabras, tu entonación y tu acento tan parecido al mío, pero a la vez tan distinto. Porque yo pinto mentiras, tú fotografías verdades como puñales se clavan en este alma mía. Y me revuelvo entre las sábanas acogotada por no poder dormir, sólo estamos tú y yo: te escucho.

Tus palabras resuenan a música celestial y lo son, te han clavado, han erigido pedestales , yo quiero alcanzar esa escalera para desclavarte del madero, pero eso sería revertir la Historia, o copiar la saeta, convertir todo en falta de memoria.

Así que me conformo qué me conformo, me deleito con tu voz, y tus sinceras palabras y paciencia de amor…

y te amo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s