Sex Education

He visto la serie en Netflix, al principio por curiosidad, luego verdaderamente enganchada, y el sexo sin amor es una patraña. Me ha encantado el personaje de Otis y Maeve o Eric, Adam, Ola, Eugène, Jakob….todos.

Yo sé que mi vida ha cambiado, todos somos puro cambio estamos en puro movimiento día tras otro, y en la quietud de la noche, asentamos ese cambio.

No tengo mucho talento, pero sí siento y expresarlo me gusta porque me gusta , me agrada explicar cómo siento y lo que siento. Al principio la serie me ponía, pero ahora , reflexionando, me ha chiflado, todos tenemos que salir de Moordale o no, todos necesitamos un Otis o una Maeve en la vida.

Todo nos necesitamos a nosotros mismos, debemos tenernos y sernos, sin complejos o con ellos, pero sernos. He escuchado muchos sermones en mi vida, y con agrado, pero supongo que me gustaría hablar menos y hacer más.

Como dijo la reina de Inglaterra en las convenciones hablan pero no hacen nada, pues yo soy algo parecido, me pierdo en palabras que muchas veces ni yo entiendo. La sinceridad es algo que debe ser y serse con nosotros, de lo contrario estamos perdidos.

Entre amor y sinceridad llevo muchos fallos en mis mentiras sexuales, pero supongo que voy siendo yo misma con el tiempo, y me gusta lo que veo en mi espejo.

Soy una chica atontada, pero no tonta, algo vaga pero no idiota y lo que más me gusta de mí es que aún creo en mí misma aunque muchos me han dejado de lado.

Mi corazón sigue latiendo y mi cabeza pensando, y aún siento que puedo, aunque me falte un hervor, o dos, puedo y lo sé.

Gracias a Sex Education he visto que hay que no sólo creer en uno mismo sino descubrirse a cada instante, somos sorprendentes, como aliens, es increíble, estamos llenos de sorpresas….

Corazón, solo se me antoja corazón

al ver sex education pegada a la pantalla del móvil

el corazón late deprisa o va más lento según el boli

que va pintando los caracteres de la persona

y una se va dando cuenta

que lo que somos es puro corazón

que el sexo es necesario

pero donde esté el bendito corazón

que se quite el deseo, la pasión

pero ¡cómo vivir sin pasión!

en un mundo que debemos llenar de amor

no por el deber sino por la canción

de pensar en el otro

y ser con y en el otro

para darnos cuenta

que cambiamos día a día a tientas

y a ciegas somos lo que soñamos

nosotros mismos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s