Envidia

Hoy he sentido, perfidia, la envidia,

y he deseado morir a la luz del día

hoy me ha carcomido un sentimiento de inferioridad

de culpa, de estupor y de transitoriedad,

espero,

pues a nadie deseo que sienta envidia ni desidia

esa envidia que corroe los diente dejándolos de colores

y la baba se cae a borbotones del alma rota en botones

que nadie remienda , hechos ya jirones

así he sentido hoy

tras una carcajada fraterna

el ruido de mil cañones de enferma

y he querido morir

he deseado no existir

pero aún así reconozco no ser perfecta

así que la envidia existe en mi vida casi recta

más bien redonda como una pelota

con la que juego a mil juegos mi derrota

e invento de mil maneras mi cocorota

así que lo reconozco la envidia se ha presentado de improviso

no ha avisado que venía ni de incógnito

y me ha dado tal susto

que quería morir de disgusto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s