Lluvia de verano

La lluvia, de la que creíamos habernos librado en otoño, cae en forma de xirimiri, de lluvia que no cala, en verano. Con ella caen mis pensamientos sempiternos, que siempre me acompañan, que no cesan. Y siento, lo siento todo. La lluvia cala cada uno de mis rayos en forma de pensamiento, esos rayos que son luz, que lucen en un instante divino, casi eterno pero que desaparece instantáneamente. Y en ese instante yo misma y mis pensamientos desaparecen, entonces me doy cuenta que no somos nada, siquiera un palito , siquiera una especie en extinción.

Se han ido muchos, hemos perdido mucha gente en esta coronavírica batalla, pero se me antoja que aún siguen aquí en el fondo de mi corazón, en los pliegues de mi alma. Me niego a que nos dejen todos, me niego a que sucumban o haya sucumbido al coronavirus. En esta mañana de xirimiri se me aparecen los fantasmas de quienes se han ido, en esta lluvia fina en al que no atino, siento que quienes se fueron están aquí mismo en las esquinas sentidas de mi corazón tardío, de mi alma dormida pero despierta para saludar a los que se fueron y dar la bienvenida a los recién llegados.

Una se entusiasma observando la cara angelical de un bebé, representada en cada arruga superficial de un adulto.

Porque fuimos lo que somos y seremos lo que deseemos, teniendo en cuenta que el destino, muchas veces se cruza impertérrito por cualquier esquina de nuestro cuerpo.

Desde aquí mi ánimo a todos quienes han sufrido pérdidas del tipo que sea personales o en forma de enfermedad agravada por el coronavirus, o por lo que sea.

Mi ánimo, para todos porque puede que esta lluvia fina de verano entristezca, me consuela pensar en el arcoiris, pacto sellado de que no volverá el Diluvio.

Espero que el arcoiris multicolor ilumine vuestras vidas, que después de la tormenta llega la calma, y después otra tormenta y después…quién sabe….

Pero suceda lo que suceda quiero aprender de mis caídas, no es que sea una masoquista apegada al suelo, más bien entusiasta de la levantá, que como un paso de Semana Santa e inexistente se me representa certero.

Ánimo, hay que volver a levantarse después de este golpe desatinado que nos ha dejado amorales y fantasmales. Ánimo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s