Tarde de domingo

En esta tarde de domingo inquieta, en que todo me parece grisáceo, hasta el cielo lo está allá arriba, intento leer pero no me concentro. De hecho he leído pero necesito expresar en un sentimiento o en varios lo sentido. Siento algo de aburrimiento , pero esto me parece un lujo, para aquellos que podemos aún darnos o concedernos el placer de aburrirnos.

Aburrirse es todo un arte, están quienes se enchufan a las series, yo siempre he sido más de libros y lectura, pero hoy me cansa leer el je te pormmets la liberté de no sé quién ya.

La tarde se me antoja una blanca cortina que veo en los balcones de enfrente, la casa empedrada, esa que tanto me gusta, la de delante nuestro. Vivir en la ciudad tiene sus peculiaridades, una vez viví en el campo y lo que más me sorprendió fue que mis pies tocaban la hierba nada más despertarme, eso sí que era un lujo. Pero con días tristones o melancólicos como este, me da por escribir y siento una angustia vital que se aleja del aburrimiento.

¿Qué será de nosotros?

Supongo que acabaremos, como todos dando de comer a los gusanos, el caso es que es hasta gracioso, pues dicen que el hambre lo combatiremos a base de comer algas y gusanos y al final estos nos comerán o quizá no les de ni tiempo porque nos incineren.

En fin estos pensamientos trágicos no son tales, pues siento fe, fe en una vida más allá. Hoy es el día de la ascensión del Señor, no he ido a misa, pero he leído las lecturas e intentado rezar un poco.

Se me antoja que no somos sino cuerpos que encierran un espíritu inquieto en mí, al menos, que desea ser y serlo todo, pero hay ciertos límites. No puedo ser todo lo que se me antoje, como la protagonista del libro que leo, cada personalidad tiene sus ventajas y desventajas, pero lo bonito es que es eso, nuestra.

Y como tal, y habiendo padecido una de las enfermedades personales más raras a la que no pienso atarme, pienso que me gusta lo caóticamente ordenada que soy. Soy pura contradicción, soy una especie de no ser en mí aunque, sinceramente, no sé ni cómo soy. Un poco despistada, bastante exigente en cuanto a acabar unos estudios en los que me empeño, como si saber cinco idiomas no fuera suficiente. Y para mi no lo es, yo aún puedo dar más de mi, incluso en este aburrimiento dominical, sé que puedo cumplir o intentar cumplir mis sueños, que en el fondo eso es lo bonito, intentar cumplir sueños o soñar pero con los pies en el suelo, una mezcla que jamás entendí.

En fin, espero sobrevivir a este aburrimiento dominical, en el que disfruto cada momento pues, en el fondo se trata de disfrutar o caminar hacia una libertad inexistente pero en la que siempre debemos creer. Todo se me antoja oposición hoy….

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s