Deshumanizante peste

Nos han tocado días no de vino y rosas sino de aguardiente y losas

no nos ha quedado otra cosa que aguantar, y, yo , callada, hablo ahora

tarde para quienes nos dejaron, demasiado tarde para quienes se fueron

A ellos van mis palabras mis sentimientos enteros

porque en cada vida va un hálito certero, de aromas y lavandas lleno

se ha llevado no ya el bienestar sino todo lo que más quiero

aún así nos ha dejado en la soledad de un viento antiséptico y cierto

de un aire que huela a desinfectante y prevención , a mascarilla y distancia

pero esta distancia que un día nos impuso una loca pandemia

no impedirá que mis palabras lleguen a quienes se fueron

palabras que espero suenen a todos los susurros que me vienen

cuando siento en mi espíritu que me poseen

y que ya dejo de ser yo, para poner voz a quienes un respirador quitó

el arte de respirar, la tranquilidad de la respiración hecha riqueza

antes dada por supuesta

Que no haya más respiradores, porque no sean necesarios

que respiremos aire sin más

como somos por demás

sin embargo tantos se han ido y se están yendo

que sólo mi silencio

les hará justicia y dará paz sin angustio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s