Filosofía

Adentrarse en otros pensamientos, atreverse a penar o a repensar lo pensado, se me aturullan autores y se me entresijan los conceptos que parece que bailo, en un baile mental, inesperado, que me lleva de aquí acullá, y que en el fondo me gusta.

Porque pensar es algo que la razón nos obsequia, si todo, si nada, si tres, elementos, si dos, si uno, si nada, si sencillez frente a complejidad, y me pierdo.

Me pierdo en un baile de musas que no sé si se dan cuenta de mi mínima presencia.

Hombres que vivían en la sencillez del saber, en la opulencia del pensamiento o en la riada de conceptos que se me antojan inalcanzables.

Pero qué tendrá la filosofía que no logro hacerla mía, y tanto la admiro.

Mas no por mirar pegada el cristal donde una ballena nada seré ballena, sino más bien me vacío de sentimientos y comienzo a pensar ¿o será al revés?

El caso es que me laten la sienes y se me para el corazón ante tal ciencia.

Menos mal que hubo gente erudita, espero aún hallarla en las esquinas de una conciencia clara, limpia que piensa y repiensa como rumiando una idea, sin que salga aún, sin vomitarla, sino más bien acariciándola con los labios en un respingo de habla entrecortada.

Ay la inalcanzable filosofía que se resbala por los adentros de mi alma inquieta y mi mente exhausta ante tantas ideas.

Qué bello pensar, pararse a pensar, qué bello pensar y pararse y todo detenerse…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s