Conciencias adormecidas

Sí se presentan atontadas pero ni siquiera vienen del país de las hadas

Hemos pasado por tanto, hemos superado o hemos ido al tran tran

de todo lo que podíamos, a rebufo, jadeantes, intentando llegar

hemos pasado por tanto en tan poco tiempo

y se han ido tantos en tan corto tiempo

que un suspiro se escapa doloroso de mis doloridos miembros

ya no tengo ganas de sonreír a la vida

tengo ganas de mirarla fijamente y soltar una carcajada

una carcajada nerviosa, histérica, de sensación encajada

porque nos ha jugado una mala pasada

porque la vida se nos ha mostrado en su contrario

la muerte y no he querido mirar ni por asomo

más bien al revés he deseado ser eterna, como abueli

he deseado ser siempre yo envidiando al otro

lo que no es ni lógico sino viejo y caciquil

y he deseado, como nunca, que nada hubiera pasado

que tanta gente no nos hubiera dejado

solos ante la vida, el peligro de la vida sin tejado

sin ojos sin boca sin mirada ni sonrisa

solo con una carcajada atónita

de lo que ha sucedido con estertóreo grito de no sé

no sé de qué el grito porque digiero lo que sucede

y muero en cada corazón parado

al viento del cuerpo estagnitado

helado, congelado de un invierno duro

e hipócritamente injusto

vayan mis lágrimas por quienes se fueron

y un canto de esperanza por quienes sobrevivieron

o debe ser la revés, la esperanza para quienes nos dejaron

las lágrimas para este valle de grisáceo verdor intoxicado

ánimo amigos

ánimo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s