La nieve

La nieve cae impertérrita por las calles frías, heladas

la nieve forma a su antojo formas congeladas y achaparradas

y me sumo en un sueño efímero

sueño que cae la nieve por las verandas del olvido

y que haga lo que haga no hay nada perdido

sino todo ganado en una mediocridad dejada a lo vivo

que no importa las nevadas ni la nieve acumulada

sino los sentimientos que caen igual que los copos insulados en su isla

isla fría de sentimientos que caen en un ímpetu de risa

esa risa que es sonrisa y se aturulla en una brisa

esa brisa que se convierte en ventisca

sin prisa

como caen los copos

lentamente

todo parece pararse

no se oye un alma

no hay un alma

me pregunto si los ángeles dejan sus alas

en cada copo blanquecino

y todo parece merino

como las ovejas

pero sigo con la ilusión

que los ángeles renueven sus alas en cada nevada

y vuelvan a volar por todos lados y avenidas

y la magia vuelva a tornar todo en rosa o amarillo de fina hilada

porque la magia sigue

lo siento en cada pálpito de tigre

en cada sentido robado al río que sigue

como la vida va y viene y no se detiene

pero con la nevada se detiene el oro de nieve

y las avenidas blanquecinas se renuevan y no llueve

no cae una tormenta de nieve azul y verde

sino que todo es blanco y prístino como la nieve

pero no voy a repetir nieve cien veces

porque se repite sin llamarla o invocarla en narices

que se congelan en la calle abrumada de especies

que van y vienen diciendo sandeces

o sencillamente echando pestes

por un mar de vaivenes que nos dejan sin dientes

o dando diente con diente esperando una bebida caliente

o una conversación interesante

que no se da ni en las mejores mentes

olvidadas en la fría nieve de barro mezcla de invierno y novedad

lo que me asusta el frío polar que vendrá

que ya hemos pasado pandemia, frío, enfermedad y la verdad

me quedan ganas de esperanza valiente y amor discplicente

de fe con coraje y algo decente

aunque ni sea yo tan valiente

como para coger el toro con los dientes

y vadear con la correa su coz de leches

que la vida es una caída y un levantamiento de estrecheces

pero todo merece la pena

visto lo visto y dicho lo dicho

que caiga la nieve con su correspondiente trecho bajo un techo

si no todo sería tan duro

que no creería ni lo uno ni lo otro

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s