Que suene la música

Que no pare la música, que no pare

que alardee de un grito contra cualquier pared

esas que han emparedado mi vida de adultez

y ya no quiero ser o no ser

quiero bailar sin retroceder

bailar a la madrugada de los tiempos de ayer

verme cual niña en el espejo de anteayer

que me reconocía al menos en él

hoy me veo rubia, demasiado rubia para mi ser

el sol ya no calienta ni los pies

y yo me empeño en brillar como única luz de diez

menos mal que me reí tanto de mi que no hay lucidez

ni en mí ni en nadie que conocí

sino sombras

todo se me antojan sombras de jalogüín

en un mundo en que los muertos viven

en un paralelo mundo sin fin

o eso espero

de lo contrario mi vida no habrá servido

sino para arañar unos versos de bruja hervido

que no me gusta ya ni rimar ni digerir lo digerido

que quiero salir reír y volver a mi ser anterior cual fuera

no dirigido ni pensado sí ahí afuera

donde se solucionan los problemas de dentro, ahí fuera

en el exterior tan contagioso

que se me antoja tan ocioso

el mundo que nos hemos cargado

que ya descubren vacunas hasta para los piojos

pero todos olvidaron que tras la pandemia, tras el coronavirus

existen seres humanos , sí, seres humanos, ancianos o jóvenes

personas con sus vivencias , extrañezas y rarezas de qué demontres

hablo

si soy afortunada por tener este cacharro internético

que me hace escupir versos en un fluir frenético

hoy debe ser que Grecia ha temblado, y lo ha hecho

que la injusticia ha rebasado sus límites maltrechos

y me encuentro bajo un techo

hasta ahí todo correcto

que si no tuviera esta casa que casi me vió nacer

no sé yo no lo que iba a hacer

desarropada por un mundo de huérfanos

que no puedo ver ni en los tuétanos

del ser

que la vida ya es dura

con esto se me antoja espesa, oscura

pero sé que como hemos sobrevivido

a anteriores devastaciones y desastres helados de hombres abigarrados y vívidos

sé que aún queda mucho por hacer

mucho por escribir,

mucho por decir

no se me rindan compañeros

que juntos venceremos

o no,

pero juntos acabaremos

eso que ya empezamos de rotunda estupidez

que iremos a la mierda remo con remos

pero al menos podremos decir que luchamos por la sandez

que no es otra que vencer un virus

que ya me ha robado la razón, de nada más puedo escribir o centrar mi estupidez

sino en un maldito coronavirus que nos ha dejado vencidos

más no víctimas ni estamos muertos

aunque hoy se celebre el día de los muertos

quiero recordar que todo sigue vivo en mí

la esperanza de volver con la frente marchita, y así

vienen tiempos que no recordé

pero mi mascarilla enmascara la risa que me da

el vernos tan asustados en realidad

nosotros, tan omnipotentes y relucientes

dejamos de ser en el momento que nos rendimos sin dientes

acojonados, sin fiebre, o con ella

en fin voy a dormir el duermevela

que si no enloqueceré sin vela

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s