Música

Llevo el veneno de la música en mi piel, como dice este flamenquito rico que escucho, y llevar música en la piel es más que veneno, es un arte eterno, imperecedero, podemos regalar a la vista fotografías, al gusto manjares, al olfato olores a nazarí, y al oído este rico despertar que es descubrir que la música jamás nos dejará. Que es mejor que un veneno, es un trin trin, que nos acompaña en cada etapa de la vida, desde las nanas hasta el nessum dorma. Pasando por el pop, rock y ese grito, ese rasgado de guitarra aflamencado que me vuelve loca. El sur tiene mucho, su ozú, sus flores, sus patios, su arte y este flamenco que no da pie a ningún rencor, de ahí mi nombre , soy una soleá, en el mar mediterráneo de la piel que rasga, toca y tañe una rima.

Porque los poetas tenemos algo de musical

no en vano los primeros cantaban

un ritmo que se me presenta ancestral

ríe en mi sombra de cántaro

y con una rima que intento atinar

ahí va mi ritmo por siempre a versar

que quiero que mis sentimientos sean música

y mis pesares o risas de algarabía única

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s