Calle sola

Vivimos días raros, muy raros, demasiado raros. El trasiego diario, el ir y venir ha parado. No creo que esto sea una peste ni los enfermos unos apestados

Hoy calle, te has parado, así repentinemente

te has ido a vivir dentro de los hogares

y se me cae el alma al verte tan sola

tan fuera de contexto, tan muerta

pero la vida esconde la muerte

hoy descubrimos que somos mortales

y nos echamos las manos a la cabeza

este virus se lleva y ha llevado a los mejores

los padrenuestros se apelotonan en estertores

de un llanto que no sale, de un llanto que está de cuarentena

hoy hemos parado todo, hemos parado la acción

el verbo ir ya no tiene sentido, el sentir cobra sentido en reacción

y no se ve una salida, no se ve un alivio cercano

porque hemos perdido demasiada gente, demasiada

en un virus que ya me tiene harta, hastiada

pero no por ello dejaré de sonreír tras la batalla

sino que me pongo mis mejores ropas y bailo lambada

aunque debo reconocer, mi alma está tocada, como la de todos

la muerte se hace hoy más presente, la enfermedad nos roba la ilusión

pero jamás la esperanza por un futuro que ya no será igual ni de refilón

ahora estamos cada uno con uno mismo, y en esta belleza de estarse sin remisión

pienso que no pienso, que todo esto es una pesadilla que acabará tarde o temprano

y me he quedado absorta, pensando en pensamientos de otros tiempos, de otra época

y no veo salida a una extensión de un virus que se cobra vidas y sentido común

que roba la dignidad y nos deja solos en un hospital

hoy vivo para hoy, lo que antes no hacía, vivo en un poco a poco

que hace que vaya intentando digerir esto paso a paso

pero no sé donde dejé mi estómago para digerir desventuras

se quedó entre el chocolate y las verduras

¿volver a la normalidad? qué normalidad

ya nada es normal, todo se me antoja absurdo y sin naturalidad

porque el virus nos ha robado la sensación de calidad

de vida, hoy luchamos quietos y sin a penas armas

la quietud es la alternativa, el silencio y la virtud escasean en mi

y ya no lloro ni por dentro ni por fuera

mi llanto se ha congelado en una lágrima helada

y desde mi mirada contemplo cómo todo está en forma velada

en una forma que no es natural, artificial hasta la soledad callada

y hago honor a mi nombre y me callo en silencio de respeto y asustada

veo cómo todo a mi alrededor me supera y me extraña de forma estupefacta

y siento una punzada de dolor que no deja salir el llanto

porque sé que si llorara no pararía de hacerlo

que si descubriese una forma de expresión y pudiera con ello

la alzaría en ristre como victorioso hallazgo

pero sinceramente no he visto ningún mago

hoy todo se hace difuso y vago

hoy no sé por qué pararon el mundo

bueno lo sé pero no quiero volver a preguntármelo

porque estoy harta de preguntas sin respuesta

y de sentimientos sin cadena de salida, apesta

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s