Me equivoqué

Pensé que tu muerte era mi castigo, pero ahora sé que fue tu salvación y me alegro, aunque me pesa. Me pesa no tenerte por eso te invento y hablo contigo y no paramos de conversar como viendo aquél Acorazado Potemkin.

No te olvido, estés donde estés tu condena es mía y tu fracaso lo hice mío. Ahora me doy cuenta que ambas triunfamos.

Te quiero

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s