Con mi mochila llena

Iba a verte, a hacerte una visita con mi mochila llena de libros que se traducían , cada uno, en proyectos. Tenía, por aquella época, proyectos que aún no sabía que eran tales. Y tú me escuchabas. Simplemente escuchabas mis tonterías y bastaba. Todo bastaba porque en nuestro amor cabía todo. Me chiflaban tus charlas al atardecer, tu saber hablar y tu saber hacer porque sabías hablar y sabías hacer las cosas bien o mal, pero las hacías. De tu persona recuerdo esa nariz aguileña y la sonrisa sempiterna. Siempre estabas riéndote o contando algo gracioso. Contigo, la vida era más liviana si cabe, y yo resultaba hasta “una chiguita” que prometía.

Y ya ves , casi todo me lo arrebataron, casi todo, mi mochila, mis libros, mis proyectos, … pero jamás pudieron arrebatarme tu recuerdo y ¡vaya si te recuerdo! Ojalá estuvieras aquí, contándome historias de nunca acabar, cuidando de todo y de todos. Pero qué egoísmo el mío, pensando solamente en mi, tú sin embargo trascendías todo y todos. Te reías del mundo y me chiflaba.

Cuando las teclas del piano abandonado

ese que ya nadie toca ni por asomo

se pierdan en un espantoso lomo

cuando siento el mayor de los espantos

y la más honda de las tristezas

al ver el piano abandonado

al ver tu sombra inexistente

lloro

Y surge el llanto como un charquito

como si me recataras con un barquito

vienes a visitarme y me cuentas todo

que no es poco

y quisiera estar contigo otra vez

y que no estuvieras en tu vejez

o sí, da igual lo importante

es que necesito tu presencia

y sólo tengo una ausencia

así que estés donde estés

contemplando cualquier comete Halley

hoy hay una luna llena que no puedo ver

como se me escapa a mi visión tu persona

pero el amor

el amor sigue aquí

sé que te fuiste pero yo jamás lo superé

en mis heridas aún están las espinas que dejé

y no quiero superar nada ni que todo pase

simplemente deseo que me escuches

o leas esto

para decirte alto y claro

que te quise, te quiero y te querré

Sólo tú supiste presentarme al mejor de mis amigos

y no resultó para nada un montón de higos

más bien al contrario, me acompaña a diario

y me enseña que cualquier desengaño

contigo es más liviano

ahora sé donde estás

donde el corazón se confunde con el alma

y así entre palma y palma

te recibo y me alegro de seguir contigo

pues si te perdiera, si no te escuchara

estaría muerta

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s