Cada vez quedan menos palabras

Ya lo dice Mafalda que cada vez hay menos que decir pero mi imaginación volante no puede sino ir al rebufo y mezclar palabras quizá para no transmitir nada o poco pero mis ganas por escribir o por lo que viene a ser exteriorizar lo que siento se ha convertido en un tentador elemento. Muchos me dicen que no escriba, que no exteriorice nada pero yo no soy una máquina inerte sino que tengo sentimientos latentes y no puedo evitar expresar lo que siento independientemente de que agrade o no. No busco en mi escribir ninguna norma o corrección que cumplir tan solo decir que siento como escribo o escribo como siento.

Hoy el pasado más desagradable se ha cruzado conmigo en la calle y altanero, preguntón y sobre todo distante me ha hecho ver que sin saber muy bien aún porqué genero sentimientos de desagrado en mucha gente. No me atrevo a preguntarme el porqué pues las respuestas son infinitas y dependen de cada persona. Y a falta del buen rrollismo que parece debe imperar yo genero desavenencias. Y lo siento, lo siento en el fondo de mi ser pues a nadie le gusta caer mal por así decirlo. Y en cada sentimiento encontrado solo hallo un gran interrogante que pasa gigante por mi mente. Y a falta de respuestas solo dejo volar mi imaginación o más que eso ignoro y no desprecio sino que aprecio hasta el mayor de los desprecios. Así me va y me río por no llorar, tras enamorarme del ser equivocado sufrir lo que no está en ningún manual escrito, he decidido romper ese buenrrollismo imperante y aceptar que mi parte más polémica emerge. He sido egoísta por supervivencia ahora soy amorosa como siemore fui por naturaleza. Lo que más duele no es el rechazo sino ese vacío que me deja como una flor sin pétalos, como un tren sin humo, como gato sin cola. Creo que voy aceptando que nada es perfecto, que mis imperfecciones enrabietan pero creo que ya intento pasar página de ese pasado que me aturde y reconcome o más que pasar página intento reescribir mi nombre con letras sin sangre, sudor ni lágrimas y como siempre nada consigo aún así me alivia pensar que la felicidad, el optimismo o el buen rollo son entelequias que la vida es dura y aunque así sea es lo que hace rebrotar mis pétalos marchitos y motorizar mi averiado tren que va a velocidad rayante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s