Desavenencias

Supongo que no voy a caer bien a todo el mundo, ni lo pretendo, que, sin querer casi, los enemigos o los no amigos se presentan por doquier. Ante ello, debo confesarlo he tenido mi primera crisis de identidad. Esa de quién soy , hacia dónde voy, de dónde vengo y demás existencialismos que han acabado con mi pelo untado de aceite, mi piel bien exfoliada y una sonrisa campante, que me dice a mi misma, que quizá medio mundo me odie pero otro medio mundo me ama, vaya por ellos.

Vaya por esa gente que me ama y por todo ese mundo que amo, vaya por esos amaneceres de impacto, por esos atardeceres soñados, vaya por todos. Esto viene a ser un cántico no sólo a quienes me aman, sino a quienes no me soportan. Tengo muchos defectos, muchísimos y si con alguno de ellos o sin ninguno pero simplemente os he fallado, lo siento. Lo siento porque a veces trato de ser perfecta y no hay nada peor que esa ansia de perfección.

Quiero ser esta imperfecta odiada por medio mundo mas amada por otro medio, que grita a los cuatro vientos que allí donde esté un amor bien puesto se quite todo el odio del mundo. Que no es que se trate de polos opuestos, sino que simplemente amo hasta a quienes me odian pues ellos ven más allá de lo que soy y ven lo que a veces se me escapa, así que va por ellos también. Llamadme tonta o ingenua pero quienes ven en mi esa tonta ingenua e imperfecta que se dibuja en la cara del marco de mi mirada, no están para nada equivocados, lo confieso puedo llegar a ser egoísta y en ese egoísmo no querido, sé que daño a muchos y por cada daño que evito o por cada daño que causo sé en el fondo de mí que el amor no perecerá ,, más bien al contrarió se reforzará.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s