Del amor al odio

Del amor al odio no hay un paso, no, hay miles de trozos desesperados que lloran en un interior destrozado y el único remedio no es el odio, quizá sea el perdón de todo, porque el odio no existe, es un amor errado, un camino apesadumbrado. Aún así sigo amando con la misma intensidad y perdonando con la misma quietud aunque quizá no me corresponda a mi tan ardua tarea, no.

El odio no sé qué es jamás lo sentí por nadie ni por nada, quizá pena sí , mucha pena interna por el vacío que deja un odio consentido.

El amor, en cambio, da más frutos, es una semilla con la que se puede progresar y en amor me resguardo, pues si de odio viviera estaría perdida en cualquier cuneta odiando hasta la misma vida.

Sin embargo he tenido la suerte de sentirme amada hasta cuando era una hipócrita señalada, y es entonces, que me he dado cuenta que el amor, sólo el amor cura, lo demás son atisbo de sentimientos errados.

Así que no, no odio, no tengo el placer, pero amo con la misma intensidad que podría odiar, siempre los polos contrapuestos que tanto me atraen, pero sin embargo y a pesar de sentir el hielo, prefiero un sol terreno a todo odio pasajero.

Y amo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s