y sin embargo, te quiero

cuando nada quisiste de mi, ni siquiera saber mi estado en realidad aunque tus qué tal se adivinaban mentirosos. Cuando preguntabas y preguntabas y yo no contestaba, o quizá fue al revés, que yo preguntaba y tú, tú simplemente no estabas. Para mi te fuiste el día que tus amigas fueron tu hermandad, y tu soledad una triste mirada de la que mofarte. No, no me culpes por sentir así , jamás compartiste un cigarrillo conmigo, jamás te sentaste y me llamaste. Quizá un par de veces solamente. Y yo relato mi sentir y tú me llamas víctima, sí víctima de tu silencio de tu ausencia, de tu no rotundo. Cuando me perdí en esa tienda y tú me buscabas nerviosamente fue la única vez que te sentí cerca aunque yo lejos estuviera. Hoy, te regalo mi sillón, siéntate, disfruta, como te he regalado mi corazón, y ha salido dañado. Pues lágrima en ristre sabrás que ya no se sortean sentimientos, que la positividad es la mentira que se cuenta a toda supuesta felicidad. Y por muchos regalos que hagas sabes que lo único que buscaba era una hermandad. ahora, todo perdido que sepas que has herido. Quizá yo también con mi sinceridad pero la ignorancia que siento a tu lado es como algo muy injusto y un llanto apelotonado. Y pensar que aún así, que a pesar de todo te quiero, debo estar loca..Loca por esperar lo inesperado, que un día, hermana, me llames a tu lado. Sabes que lo que no mata hace más fuerte pues he aquí que soy una super heroína sin tarea alguna, pues ya me di por vencida en la tarea de conquistar tu atención. Ahora no lamento nada, y sin embargo te quiero, hermana perdida en la batalla de la vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s