Nôtre Dame

La visión esperpéntica, Nôtre Dame en llamas, y mi corazón recordando épicas películas como Angel-A de Jean Lucques Besson en la que se consigue ver París desde otra perspectiva.

Por supuesto no es comparable la esperpéntica visión a las torres gemelas neoyorkinas, pero algo me conmueve.

Me conmueve la facilidad con que pueden destrozarse siglos de historia, me conmueve la facilidad con la que las llamas engullen una gárgola sempiterna, o eso parecía.

Y la torre caía, parece que en este mundo caen mil torres, aún así nos levantamos cada mañana para reconstruir esas pequeñas grandes torres que conforman nuestra vida.

Nôtre Dame se quema y mi corazón se vuelve líquido, de una liquidez que casi asoma a las mejillas pero no puede. No puede porque desgraciadamente hemos visto caer otras torres y aunque no las hayamos levantado u olvidado del todo, aún queda mucho trabajo por hacer, mucha reconstrucción habiendo pasado el olvido.

Sin embargo nada queda en el olvido.

Nôtre Dame, nuestra dama , esa dama que medievalmente asoma por una ciudad enamorada.

Nôtre Dame, esa dama levantada al cristianismo que hoy arde no ya de pasión aunque dadas las fechas, no podría ser más acertada la comparación.

Espero no haya heridos ni muertes ni daños humanos, porque , simplemente voy amando esta loca humanidad.

Esta loca y tierna humanidad que levanta sus pequeñas torres catedralicias día a día, y a pesar que se les caigan noche tras noche, espero siga amaneciendo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s