Jaloguin

Tres colas de rata, un beso de ratón, marfil de un hastil, y tres gotas de puré de calabaza es todo lo que me hace falta para ser una bruja. Sin embargo, perdí el hechizo y se rompió el encanto y lo único que queda es una olla llena de verdes ancas ranosas que saben a sangre de vampiro inexistente.

Siempre odié Jaloguin pues es un truco sin gracia con el que no hago trato. Prefiero el día de todos los Santos en el que desde los más humildes hasta los más importantes altaneros se transforman en incorruptibles Santos. He tenido la suerte de conocer muchos de estos Santos en vida y puedo decir cómo envidio que hagan de la bondad y humildad un arte. Si pudiera alcanzar mi errada vida a seguir un ejemplo semejante a la de quien la vida nos cruzó en un instante me sentiría feliz por seguir la senda de la verdad en estos tiempos de oscura tempestad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s