Vericuetos

Las sombras acechan por la cortina entreabierta y comienza a ser casi de noche. Aquí estoy frente a mis padres, ellos ven la tele o juegan a las cartas con el ordenador. Yo aprendo matemáticas, un nuevo hobby que , como todos es caprichoso pero espero que esta vez resulte útil. Ya me he cansado de prestar la atención necesaria para saber que dos más dos son cuatro, hoy me quedo con una expresión: si tienes éxito en la vida pero tu alma está vacía ¿de qué te sirve? Y en la vida perseguimos el éxito con demasiada frecuencia, con demasiada avaricia, cuando, en verdad nada nos llena de verdad. Y yo misma me pregunto ¿Qué me llena? nada. Nada porque las cosas no llenan, simplemente abultan a mí me llenan sentimientos sentidos, experiencias vividas o simplemente el aburrirme de aburrirme. He re aprendido a no pensar en nada, y me gusta. Me gusta mirar un punto fijo y , medio dormida, pensar en cero, es relajante y sobre todo muchas veces llena más que pensar en millones de cosas que no aportan nada. Aunque, sinceramente no se trata de aportar o no aportar, todos somos, por lo tanto, no es que aportemos sino que debemos darnos el valor absoluto que relativamente nos restamos muchas veces. A veces no damos importancia a pequeñas cosas o experiencias o sentimientos.

He conocido últimamente mucha gente, y algo hay en común en todos , todos sufren, todos sufrimos, aunque supongo que no es el fin último de esta vida, el sufrimiento. Más bien al contrario, el disfrute entendido como muchas veces algo comedido, no una borrachera de cosas o de experiencias, sino como una sobriedad de materiales mas no medios. No sé supongo que disfrutar es lo que debemos hacer, siempre que se entienda por disfrute no herir al vecino, sino ser feliz con un alma llena.

Pero ¿cómo se logra esto? Ni idea. La verdad que sólo sé que no se nada, aunque mi poca experiencia me dice que en una idea no puede estar la verdad, la verdad es más que una idea o un concepto, la verdad puede ser la mentira que nos contamos todos los días para ser más felices. Sin embargo, en mi natural búsqueda de la felicidad, no es que encuentre obstáculos sino que, simplemente creo que no hay búsqueda, la felicidad ni se busca ni se encuentra como la energía que ni se crea ni se destruye  sólo se transforma. Pues con la felicidad debe pasar algo parecido , que ni se busca ni se ansía sólo se presenta. Aunque claro, hay que renunciar  a cosas, no es más feliz quien más tiene sino aquel con quien menos se conforma.

En fin espero llenar mi alma de sentimientos y dejarme de ir por tanto vericueto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s