No

Esta vez no me quejaré, nadie es perfecto, menos yo, pero en esta búsqueda hacia el idealismo perfecto y sintiéndome la más imperfecta de las imperfecciones, creo o creo sentir que soy feliz. Tendiendo hacia la felicidad, nunca alcanzándola del  todo, pero sobre todo sintiéndome amada por los míos, ya todo me basta.

Y no hay más. No hay más allá. Amo a mi familia como si se tratara de mi misma, aunque les fallo cada día y  sin embargo, siento que me entienden, y todo ya basta.

No, esta vez mis llantos no alcanzarán una dimensión de cascada, ni mi corazón bajará hasta mis pies o mi cabeza estará liada.No.

Esta vez sé que quiero disfrutar , pasarlo bien, que  a eso venimos, dentro de un orden, pero ya no hay peros, ya no hay ninguno.

Sólo me queda decir que no hay nada que decir, todo por hacer, por experimentar o por vivir, y morir cada día viviendo con la intensidad de alguien que se fue pero que volvió con la fuerza de un vendaval, he vuelto y no es que vaya a hacer lo que me he propuesto sino que voy a ser lo que no ya debo ni quiero, sino lo que soy, sin más.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s