Me engañé

Erase que se era una mujer a un amor platónicamente soñado, erase que se era, una milonga nunca escuchada. Pero juro que no lo soñé, fue amor, lo sé , me enamoré de una forma tonta y atónita, peor lo hice, me enamoré. Ahora he congelado mi corazón en cubitos de hielo para que nadie venga con excusas de consuelo. Alguno ya llegó y dándome por imposible me dejó. Por qué tan encontradamente me encuentro negando y afirmando lo mismo al mismo tiempo, no lo sé, sólo sé que cuando siento, siento. Como un puño apiñado , agarrado y presionado ante una injusticia social, como una oración rezada en cualquier caminar insustancial, como una persona que me llega al corazón. Pero creo que tan egoísta me he vuelto que tan sólo pienso en mi y mi desdicha, cuando al menos puedo expresarla de forma redicha.

Erase que se era una verdad que el tiempo convirtió en mentira, y sólo ahora tan sólo sé que ni siquiera acierto a poner una tilde en su lugar correcto como definir un sentimiento. Ahora sé que o me esfuerzo en vivir o la vida se esforzará en dejarme morir.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s