¿Amé?

Nunca amé, he de confesarlo, he fingido amar como otros han fingido un orgasmo, sin embargo, he creído amar y en ese utópico llanto he sufrido como platónicamente un amante tuviera.

El tiempo, ese barbudo inédito de barbas largas y corazón atinado, ha desvelado que jamás amé. Amé quizá para no tener la necesidad de amar, para no tener que responder a la pregunta de quién era mi acompañante. Ahora que carezco de Rocinante alguno y mucho menos de caballero andante, ahora me doy cuenta el tiempo que perdí, o que invertí en volver a nacer.

Nadie sabe de mi sufrimiento, cuando una noche navideña surgió un grito de lamento, un lloro que se ahogaba en sí, nadie , quizá yo me daba cuenta de mi propio engaño.

Y no amo por no sentir, más bien al revés siento por amar, pero es tan duro ya amar que mi corazón tiene armaduras de hierros de inepta soledad, para evitar el golpe de un amor futuro presente o pasado.

El tiempo , mi compañero, me ha hecho ver tras tanto tiempo, tras tanto verter y cambiar de posición la vasija de arena que se filtra , que viene y va como si no fuera a finalizar, que todo acaba, que todo finaliza, que todo hasta el sufrimiento tiene fin.

Ahora sufro, sufro por un idiota pasado, y por no haberlo aprovechado, mas el orgullo de haberme superado, en todos los sentidos imaginables, a penas me llena. Necesito más, soy más, soy más que mi pasado, mi presente o mi futuro, sé que en el fondo soy una inepta que desconocía las reglas de un amor para anda cortesano más bien hortera y malo, pero aún así no me resigno a ser lo que fui, y no es que aspire a ser lo que seré sino que quiero trascender contigo mucho más allá de mi ombligo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s