La otra

Sé que fui engañada no ya sutilmente

sino me mintieron frágil y sigilosamente

la primera mentira

la que aceptas de tu entorno más cercano

de esa gente a la que quieres

es la que más duele

la que más hiere

pues ofreciste tu confianza

y a cambio recibes desesperanza

una desesperación que no es que desemboque en tristeza

sino que es triste de por sí contrastar

cómo sangre de tu sangre te va a engañar

y no duele

o duele tanto que no sientes dolor

sino el mazazo de un martillo de horror

que te deja inconsciente y sin honor

pero yo

que perdí todo en la lucha contra mi misma

ya no admiro a quien me arrebató mi ansia dulcísima

más bien desprecio a quien haciéndose pasar por corderito

me robó hasta mi piel o lo que de ella quedaba

para disfrazarse no ya de mal, pues el mal en sí mismo

es tu disimulo de bien que me haces

y mal que me produces

La segunda mentira, la que te dicen por tu bien quien bien te quiere

es la que menos duele, es casi hasta alegre

pero sea como fuere

he vivido y sufrido la mentira

así que no me vengas con milongas

que te conozco desde mil ondas

y, la verdad, tú siempre fuiste la otra

o quién sabe quizá la fuese yo

si llegas a leer esto

debes saber que ya no sufre mi corazón

pero sé que todo lo hiciste por mi desazón

y aunque no llegaste a cumplir tu objetivo

quizá la verdad nos espere

allí donde la mentira se esconde

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s