A mis profesores

Cuando yo al colegio iba

por la senda de la catedral

de la mano de mi hermano

sin esperar que en la escuela , al lado

aprendería lecciones de por vida

todos esperábamos al recreo

pero yo escuchaba lo que ellos decían

y cada uno transmitía como podía y debía

ya fuera que la matemática es ciencia

o que el arte lo hace uno mismo

o que la informática puede ser poética

ellos , de ellos aprendí tanto

que me avergüenza haberles fallado

en la vida

pues no poniendo sus lecciones y adelantando la ría

de sentimientos que confunden y palabras  a porfía

fui a volverme una cría

sólo que ahora tengo un profesor

antes cada materia exigía su guía

ahora echo de menos la organización

en la que convirtieron mi día a día

esta es mi oda al profesor

a ese hombre o mujer que ensalzó y transmitió

con la belleza de la poesía bien hecha

que si manejan un tema con habilidad

lo transmiten con casi fragilidad

el éxito del aprendizaje es la vulnerabilidad

de quien aprende

que ya nada le sorprende

y ya estoy de vuelta

de la escuela

camino catedral

con mi hermano de la mano

una mochila llena de libros que desbarato

y un alma de agradecimiento plena

a esos hombres y mujeres

que enseñándome lo que no se aprende

les echo de menos en mi renacimiento libre de horarios

escuelas y calendarios

aún así

jamás dejéis de guiarme por la senda del olvido

a la de vuestro conocimiento de lo vivido

Gracias

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s